Etiquetas

Neil (107) Señor T (60) WeekendWars (37)

miércoles, 26 de enero de 2011

710 km

Hola, soy el Señor T. Vaya vaya, hoy vengo cargadito de noticias. Después de todo este tiempo sin escribir, han pasado muchas cosas interesantes y evidentemente lo mejor lo dejo para el final.

Antes que nada, quería contaros que, al fin, y de forma más lamentable que nunca, todo esta volviendo a la normalidad. Me vuelvo a sentir rodeado de ineptos cuyas vidas no valen más que una mísera patada en el culo. No comprendo cómo puedo estar compartiendo clase con semejante panda de incompetentes. Pero bueno, supongo que siempre ha sido y será igual.

Por otro lado, la policía del lugar ha vuelto a alardear de su falta de intelecto cuando, tras registrarnos las mochilas sin motivo, buscando algún tipo de sustancia estupefaciente, se han dado cuenta que habían perdido las llaves del coche. Qué patético. Aun así, con aires de superioridad, han vuelto donde estábamos nosotros y esta vez si, nos han pedido por favor que abramos las mochilas para ver si habían caído dentro. Allí estaban...nada más que añadir.

También tendría que hablar de mi actual profesora de economía...pero bueno, es el mismo cuento de siempre. Al igual que el año pasado con la de sociología, esta es demasiado orgullosa para reconocer sus errores y le da mil vueltas a todo hasta que lo amolda a su parecer y bla bla bla... todos los años igual.

Para acabar, quiero hablaros de algo importante. Quienes hayan seguido el blog, conocerán la gigantesca sombra que proyectaba el difunto año sobre este 2011. Pues bien, tan deprisa como se alzó, ahora, se desvanece a una velocidad que me hace desconfiar. Y es que el ansiado Sol que está a punto de prender fuego a los escombros de los meses pasados, está alzándose a lo lejos. A 710 kilómetros de distancia para ser exactos. 710 kilómetros que se antojan un simple paseo, un dejarme llevar por la corriente que me arrastrará sin pausa. Quizás dos meses, quizás siete, no lo sé. Pero ahí está. Lo difícil es visualizar la meta, y ahora tan solo tengo que no perderla de vista y continuar impasible, se me plante delante el gilipollas de turno que se me plante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario