Etiquetas

Neil (107) Señor T (60) WeekendWars (37)

jueves, 6 de enero de 2011

DIA 493

Hola, soy el Señor T.

Llevamos ya seis días paseando por las desconocidas calles del 2011, y de momento no ha cambiado nada. El recuerdo del difunto año se alza en mis pensamientos como si del Empire State se tratara, proyectando una sombra inmensa sobre todo. Una sombra densa y putrefacta que infecta la infinita telaraña de avenidas y ramblas que tengo por delante. A todo eso, he de añadir la fatídica "cuesta" de enero, pues ya es hora de escalar las paredes del profundo foso donde caí hace aproximadamente dos meses. La inclunación se aligera con el tiempo, pero el cansancio previo, la hace igual de costosa. Aún no alcanzo a ver un pequeño atisbo de la claridad del día. Tan sólo he de esperar a que el astro rey ascienda y se coloque, como cualquier otra jornada a mediodía, en lo más alto del firmamento e ilumine la nueva y blanca superficie de la máscara que oculta mi rostro, más magullado que nunca.

A la luz de una farola rota me aguardan, con sus identidades bajo un impecable anonimato, mis compañeros, el tridente. Un WeekendWars más implacable, calculador y frío que nunca, fruto de las "delicias" de los macabros meses pasados. Y cuando les alcance, no cabe duda de que el mundo, tal y como nosotros lo conocemos cambiará. Los acontecimientos se mecerán al son del vaivén de nuestras extrañas mentes. No esperaremos a que los hechos transcurran arrastrados por el etéreo Tiempo. Anticiparnos, adaptarlo todo a nosotros, es la prioridad y como los titiriteros, moveremos los hilos del transcurrir a voluntad, para que nunca, absolutamente nunca, se repita lo sucedido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario