Etiquetas

Neil (107) Señor T (60) WeekendWars (37)

miércoles, 20 de enero de 2010

Vitamina T.

Últimamente tengo la impresión de que todo transcurre muy lentamente. Las horas, las clases, las conversaciones, las comidas... Y no es algo que sólo perciba yo. O al menos, que me ocurra sólo a mí. En la calle todo posee una tonalidad tranquila y ausente. Prohibida de toda agitación. La gente camina mansamente. Los coches han pérdido ese ritmo que te hacía cruzar apresuradamente el paso de zebra. Incluso he visto en algunos semáforos que el ícono luminoso tiene los brazos caídos.

Es siniestro.

Por alguna extraña razón, esta ciudad ha sido desprovista de toda perturbación. Y me estoy contagiando. Llego a las citas tarde, pero no más tarde que con el que me he citado. Hasta las nubes se desplazan lentamente. ¿Y el viento? Parece que se ha lesionado y ya no tiene ganas de volar.

Miles de cábalas bombardean mis pensamientos. Y sólo llego a una respuesta. Esta ciudad necesita vitaminas.

Las vitaminas (del latín vita (vida) + el griego αμμονιακός, ammoniakós "producto libio, amoníaco", con el sufijo latino ina "sustancia") son compuestos heterogéneos imprescindibles para la vida, que al ingerirlas de forma equilibrada y en dosis esenciales puede ser trascendental para promover el correcto funcionamiento fisiológico y en muchos casos son recomendados para los trastornos provocados por el cansancio, abatimiento y apatía.

Sin embargo, tratándose de un sujeto mucho mayor que un propio individuo, es decir, una ciudad, la vitamina recomendada tiene un nombre específico: VITAMINA T.

Necesitamos esa sustancia, ese aglomerado de átomos con funciones específicas en el organismo capaz de reactivar los órganos e incluso incrementar su función biológica. Necesitamos volver a sentirnos vivos. Volver a sentir viejas sensaciones, como el miedo, la expectación o la sorpresa. Necesitamos volver a escuchar ruidos extraños en calles vacías.

Necesitamos la presencia activa de un hombre que represente a 3000 litros de Red Bulls.
Necesito a Señor T.
Necesitáis a Señor T.

Por mi bien.
Y el vuestro.

Neil

lunes, 18 de enero de 2010

Cábalas.

Tal vez la felicidad no sea algo tan abstracto. Ni tan difícil de conseguir. Quizá es que nos dejamos llevar por esa corriente de pensamiento que nos incita a creer que sé es feliz cuando lo tienes todo. Cuantos más bienes materiales eres capaz de reunir. Hay gente que incluso es feliz si a su alrededor se respira un ambiente de infelicidad. Hay quien es feliz haciendo daño. Para los más escépticos la felicidad no existe. Para los bohemios, la felicidad reside en vivir días tras día.

Yo creo que la felicidad es el conjunto de cosas pequeñas que te hacen sentir a gusto. Un fuego, un par de amigos y cervezas cabalgando sobre una conversación animada. O menos aún, un cigarro que te consume mientras escuchas tu canción favorita. Y menos aún, la sonrisa de la persona que más quieres.

No es más feliz el que más tiene.
Sino el que menos sabe necesitar.

Neil.

domingo, 17 de enero de 2010

Uh, oh!

Hola, soy el Señor T. Hoy he caido en que nunca he explicado por qué Señor "T". Aunque supongo que lo abreis adivinado. "T" de Todopoderoso. Y es que después de tantas semanas sin actividad en el blog, debo recordaros qué pasa. Pasa que soy sublime. Pasa que sois escoria. Que no me llegais a los bajos de la americana. Pasa que sois unos ineptos perdidos y que yo, y solo yo soy la luz que os guía. Que sin mi no sois nada. Y ya se que no vale de nada intentar corregir vuestras mentes; si, estais perdidos. Pero qué le voy a hacer, no puedo dejaros abandonados a vuestra suerte, soy un sentimental. Asi que aprovechad la condición de Dios piadoso que me tiene preso en vuestro favor. Si es que sólo de pensar las navidades que habréis pasado sin mi, se me llenan los ojos de lagrimas. Pero no os confundais.

Son de alegria

Porque, ya veis, vosotros, desgraciados, bueno no, vuestras desgracia es lo que me hace legendario. Gracias al corrosivo veneno que extendeis por el mundo, puedo alzarme sobre vosotros, eclipsando la luz del sol.

JA JA JA. Esque me parto.