Etiquetas

Neil (107) Señor T (60) WeekendWars (37)

miércoles, 17 de febrero de 2010

Buf

Hola, soy el Señor T. Hoy no tenia previsto postear, y no lo haré. Únicamente quiero avanzar que en el comentario de mañana explicaré cómo la gentuza, los anormales que fueron al concierto del sábado no consiguieron aguarme la fiesta, pero hay que ver como dan por saco. Hostia.

viernes, 12 de febrero de 2010

Seré luz.

Puede que os preguntéis el por qué de mi seudónimo Neil. Explicarlo sería como discutir sobre el sexo de los ángeles. Así que la mejor manera de entenderlo es copiar una conversación que tuve hace poco con un inpeto como vosotros.

(Neil) - Y algún día volverás a sonreír.
(Inepto) - Es muy fácil decirlo...
(Neil) - Te garantizo que ocurrirá. Volverás a ser feliz.
(Inepto) - ¿Como puedes estar tan seguro?
(Neil) - Porque me voy a encargar personalmente de que así sea. Sólo necesito una cosa para conseguirlo.
(Inepto) - ¿Qué?
(Neil) - Cree en tí.

Neil.

domingo, 7 de febrero de 2010

Fin de Diez.

Este finde ha sido bastante bueno.

Todo comenzó el viernes, a la hora del patio en el instituto. Señor T se presentó ante nuestra sorpresa. Al parecer, había evitado ir a clase. Demasiada ineptitud para su organismo. Así pues estuvo con nostros mientras almorzábamos en un portal que se encuentra en una plaza en la que solemos parar.


Estábamos tranquilos cuando una señora se acerca al portal para pasar al tiempo que nos acusa de ensuciar el portal y aconsejarnos la marcha a otro sitio. Erre y yo comenzamos a contestarle hasta el punto que entra en casa dejando en el aire una frase amenzadaora. Inútil. Inepta.

Sin embargo, la cosa iba más allá de lo que esperábamos y en el segundo patio, la inútil vuelve a hacer acto de presencia. Nos acusa de haberla faltado el respeto y nos implora que esperemos a que baje su marido. WkW y un par de compañeros más le rebaten provocando que la señora se enfurezca más y no deje de hablar, hasta que algo le interrumpe. Señor T se tira a sus pies simulando una violenta caída. Nuestras carcajadas provocan la ira de la subnormal.



A esto que hace acto de presencia el valiente de su marido que arremete contra todos nosotros insultándonos, acusándonos de faltarle el respeto a su mujer, amenzando con llamar a la policía y con pegarnos varias "guantás" si fuéramos mayores de edad.


A todo esto que la gilipoyas de la tía a la que se folla mantiene un diálogo un poco extraño conmigo:

- ¿Sóis menores de edad? - pregunta ella con la lengua fuera cual si fuera un perro.

- Obviamente - contesto.

- O sea, que... ¿que tienes menos de 14 años?

- Menor de edad es aquella persona que tiene menos de18 años...

La conversación termina con el bestia de su marido dando gritos a diestro y siniestro. Jota, hasta los huevos, se le encara y amenazando con llamar a gente para pegarle. La situación empeora, y el hombre entra en fase:

El becerro del inútil inhunda la calle de sandeces, gritos, amenazas y gilipoyeces. Nos acompaña al instituto y entra con nosotros protagonizando un show. Nos pone hasta el culo de insultos y pide nuestra expulsión inmediata del instituto.

En fin, todo acabó ahí. Nos han pedido en el centro académico que evitemos conflictos y que no vayamos más a ese portal. Claro. No iremos más como alumnos. Sino como WeekendWars.

(Nota: Señor T está representado con un pasa montañas para preservar su identidad).

Por la noche celebramos el cumple de Señor T en nuestro particular McLaren's y cenando en nuestro lugar favorito. Acabamos la velada en banco.

Sin embargo, la sorpresa llegaría al día siguiente cuando Erre, Jota y yo irrumpimos en el chalet de la compañera de Señor T para celebrar su cumpleaños, otra vez. Alcohol y risas en una gran noche para culminar un perfecto finde.

Neil

jueves, 4 de febrero de 2010

Señor T.

Hola, soy Jota. Es un orgullo para mí formar parte de esta actualización tan especial para Señor T. Mi aporte es breve debido a que mi ordenador está muerto y mi única manera de entrar es mediante teléfono móvil.

Señor T era la persona adecuada de WkW para cruzar esa barrera de edad que los 18 representan. Debía ser el primero porque fue el primero en dar el primer grito de guerra. El que daría pie a la primera liada. Fue el primero en contagiarnos ese espíritu liante y el primero en demostrarnos que por mucho que se tuerzan las cosas, siendo un equipo se puede salir adelante. Espero hermano que los disfrutes. A nuestro lado, claro. Y en banco.


Jota


Hola, soy Erre. Seguramente nadie esperaba que mi presentación fuera de esta manera, pero que mejor aparición que el décimo octavo aniversario de el Señor T. Tal día como hoy, en el ya pasado 2009 Weekend Wars se consolidaba como grupo y se forjaba una fuerte hermandad entre sus miembros. Hoy, pasado un año han sucedido un cúmulo de proezas, hazañas y experiencias que ahora mismo no me sale de los cojones relatar. Señor T, feliz aniversario.


Se despide Erre. Ambicionad, esKorias.


Hola, soy Neil. Estoy de acuerdo con mis hermanos. Hoy es un día especial. Por ello cumplimos 100 posts. Y que mejor que aportando una palabras cada uno.

Pero lo más importante. Es tu cumpleaños Señor T. Es curioso, pero una extraña sensación me mantiene inquieto mientras me consume este cigarro. Son muchos recuerdos los que bombardean mi mente evocando tu cara de crío en el cole. Hemos crecido juntos y esto debía ocurrir así. Porque las casualidades no existen. Porque no creo en los milagros y sé que todo esto estaba previsto. Realmente nunca he imaginado que entablaríamos todos una amistad tan férrea. Es más, de pequeño no esperaba que mi vida fuera ligada a la tuya. Ni a la de Erre. Y, ni muchos menos, a la de Jota. ¿Pero y si no me hubiera equivocado? Y si realmente ahora no estuviera con vosotros, ¿que sería de mí? ¿y de vosotros? Sea cual sea la contestación, seguro que mi situación se alejaría irrevocablemente a mi ideal de felicidad.

Además, como dice Erre, es el cumpleaños de WeekendWars. El día que unos chavales pactaron formar parte de algo mucho más grande de lo que cualquier inepto pueda imaginar. El día en el que nuestro espíritu más desafiante y aventurero forjó en su conjunto un arma letal, vil. Un tridente.

Como ya dije, es el inicio de un nuevo ciclo. A partir de ahora presenciaremos nuevas situaciones en nuestras vidas. Siento que, hoy, una parte de nosotros se funde con la energía procedente de todo lo que nos espera.

Neil



Feliz cumpleaños hermano.
WeekendWars.


martes, 2 de febrero de 2010

Post noventa y nueve.

ποταμοις τοις αυτοις εμβαινομεν τε και ουκ εμβαινομεν, ειμεν τε και ουκ ειμεν τε.
πάντα ρει

En el mismo río entramos y no entramos, pues somos y no somos.
Todo fluye. Todo cambia.

(Heráclito de Éfeso, El Oscuro)
La mente humana es finita. Las matemáticas no. Podemos imaginar una dimensión (X), dos dimensiones (X,Y) y tres dimensiones (X,Y,Z). Pero no más. Sin embargo, en las matemáticas todo es posible. Resultados negativos, números irreales, integrales, fracciones. Todo se puede dar. Y esto también se cumple en el campo de la física. Resultados en los que la velocidad, el espacio, son negativos y son totalmente correctos pues representan una realidad.
Sólo hay una magnitud que nunca puede ser negativa ni en nuestra mente ni en cualquier campo científico. La magnitud más importante de todas habidas. Esencial y necesaria, tanto, que incluso pensamos que podríamos vivir sin su desconocimiento. Ilusos. Una magnitud que a pesar de estar definida por nuestra mente, podría perfectamente poseer otros valores. Una magnitud por convenio que no representa la realidad. Y que sin embargo, sin ella, la realidad no estaría representada en nuestra mente.
La magnitud suprema. La más bizarra. El tiempo.
Una velocidad expresada en valor negativo hace referencia a una desaceleración. Un espacio negativo hace referencia a un retorno. Porque todo vuelve y todo se frena. El mayor ejemplo, la fecha de caducidad de nuestras vidas. Pero el tiempo transcurre. Lentamente y sin hacer ruido avanza hasta el infinito y más allá observando paulatinamente como todos nosotros sucumbimos ante su constancia. Somos títeres del mayor tirititero de todos los tiempos.
Muchos libros de autoayuda afirman que la clave del éxito es la correcta administración del tiempo, olvidando que es ÉL quien realmente nos administra a nosotros.
Por ello, como dijo Héraclito, "todo cambia" porque el tiempo avanza y como consecuencia nada es igual es lo que antes era. Las moléculas que forman el agua de un río se desplazan constantemente ocupando diferentes posiciones. Nuestros propios ojos se mueven microscópicamente por mucha voluntad que tengamos de mantenerlos fijados en un determinado punto.
Y, análogamente, nuestras vidas cambian.
Incluso en la de WeekendWars. Nos acercamos al primer cumpleaños del año. El primer miembro que sobrepasará la frontera del campo de batalla para llegar a un mundo nuevo, en el que, dicen, la libertad gobierna.
Incluso la joven vida de este blog continúa. Post número 99.
Sin embargo, me alegra comentar que algunas cosas, de momento, no van a cambiar. WeekendWars sigue vivo. Jota se siente muy orgulloso de ser uno de los fundadores de este clan y no va a perecer en el intento de conseguir ser sublimes (más de lo que lo somos).
Hay motivos para la esperanza. Y sobre todo, para seguir liándola.
En parte, muchas cosas se acabarán y otras tantas nacerán. Fin de ciclo. E inicio de otro.
Es el fin de este camino. Hermanos, nos espera la autopista.
Neil

lunes, 1 de febrero de 2010

DIA 172

Hola, soy el Señor T. Hoy os traigo...
"¡Cadáveres muertos, returns!"
Departamento de filosofía, un lugar pequeño y oscuro donde estudiábamos la película "Diamantes de sangre" desde un punto de vista sociológico. Esta película se sitúa en Sierra Leona, África. En algún momento de la clase, la profesora nos pregunta si alguien se ha enterado en qué país estaban, a lo que el bicho, con un tono de voz de "¡pero qué pregunta mas tonta mujer!" responde:
-Pues África, claro!

Al día siguiente, hablando en el aula sobre las dobles titulaciones que ofrecen algunas universidades, el bicho se estaba quedando excluida de la conversación, evidentemente. Y no contenta con las atrocidades del día anterior, a la desesperada, añade a la conversación:

-Pues yo me estoy mirando de hacer A.D.E y Administración y Dirección de Empresas.
El silencio se hizo.

Por otro lado y por suerte, lado positivo de mi vida, el viernes pasado el tridente se volvió a reunir. Y otra vez, Jota falló. Cómo me apena. Con su comportamiento de estas últimas semanas me empieza a recordar, entre sombras, a que una vez hubo un quinto miembro, un quinto WeekendWars, al que nuestro agitado estilo de vida pudo y nos abandonó. Y no puedo evitar temer que vuelva a ocurrir. Tres puntas afiladas por separado no son nada, no forman el tridente.

Aun así, la noche fue bastante memorable. Concierto, buena cerveza, y lo mas importante, el último viernes antes de mi dieciocho cumpleaños. It's going to be legend-wait for it...
La incorporación de un coche a nuestras aventuras resulta algo excitante; nos abre un nuevo mundo. Sin problemas con horarios, ni de fronteras. Libertad de movimientos. Ademas, siempre tendremos un sitio donde dormir los días más puramente insanos de WeekendWars.