Etiquetas

Neil (107) Señor T (60) WeekendWars (37)

martes, 5 de mayo de 2009

Llegó el día

Algo me indicaba en el aroma de la mañana, que hoy iba a ser un día normal, rutinario. Esta sensación te llega días como hoy, en los que te levantas con la hora ajustada porque el maldito móvil no ha sonado hoy tampoco...
Tras unas 6-7 horas sentando en la misma silla, en la misma posición, escuchando palabras de diferentes personas mayores, que para mí, suenan vacías, llego a casa exahusto, con la energía necesaria para comer y encender el ordenador.
Nada nuevo. Ni en el correo, ni en el blog, ni en el tuenti. Todo está contaminado de una absoluta y fervorosa cotidianidad, y yo no lo soporto más. Me asfixio, me agobio y el stres se apodera de mi cuerpo como si de la fiebre porcina se tratase. Decidido, ni un minuto más en casa por hoy.
Inhalo hasta las más profunda de las moléculas de nitrógeno que componen el aire y camino como cualquier transeunte más.
Y es entonces cuando otra sensación invade mi cuerpo. Pero esta vez, totalmente diferente. Siento como el mundo se para, el tiempo se congela y mi visión periférica disminuye. Es él me dice mi mente. Sí. Era él. Señor T.

Hola, soy el Señor T. Me pareceis todos unos capullos, pero solo para que lo sepais. Hoy ha sido un dia ciertamente peculiar; toda la mañana se ha desarrollado como de costumbre: Me he abstraido solemnemente durante mis obligaciones y la mañana ha pasado aburrida y sin nada excitante, y al igual que ayer, me he dedicado a pensar (no como vosotros,ineptos) ya vereis en qué otro dia. Sin embargo, despues de unas clases particulares sumamente desmoralizantes tenia la necesidad de salir, de patinar, de desahogarme. Asi que rapidamente he salido a la calle.Tenia pensado encontrarme con algun conocido, alguien con quien compartir mis conocimientos (eso que vosotros llamais conversar) pero lo que no habia previsto era que a la segunda esquina que he girado me he encontrado con esa persona, una persona realmente curiosa...Neil...

Nos miramos. Nos quedamos parados manteniendo la distancia. Todo era realmente extraño. Como si el destino así lo hubiera decidido. Y entonces, en un rápido y elegante movimiento, Señor T levanta la mano izquierda a la vez que sus pómulos se le marcan como consecuencia de una sonrisa. Lo siguiente, un preciso y entonado "CHÓCALA".
Comienza la tarde y es entonces cuando viene la guinda de la guinda del super pastel. Coincidimos con Erre. Un personaje del cual ya hablaremos en otro momento, pero un pilar elemental en nuestra divertida vida.
Señor T salta sobre su flamante patín e iniciamos la aventura.
Llegamos a un tramo del paseo totalmente decorado por paneles grandes de fotos en los extremos, dejando únicamente la parte central para poder caminar. Sin pensarlo, Señor T se agacha y se pone en marcha con su patín pasando por debajo de los paneles mientras va vociferando sonidos guturales y de ultratumba. No contento con la mirada extrañada de los ciudadanos, se cambia al otro extremo del tramo del paseo hasta llegar al final en el que se encuentra una muchedumbre de personas esperando a que el semáforo se ponga en verde para pasar al siguiente tramo . Señor T lo ve claro. Se choca violentamente contra una farola, dejando a su patinete recorrer una distancia de varios metros debido al impacto. La gente, flipando con las manos en la cabeza no daba crédito.

Me levanto del suelo, algo dolorido si, pero orgulloso. Me dirijo hacia Neil y Erre y retomamos la marcha buscando el libro, aunque era una simple escusa para poder dar un paseo por la ciudad e improvisar alguna que otra locura, nada especial. Erre nos muestra sus amplias habilidades vocales dando a la gente su serenata del cerdo degollado, tampoco nada especial. Pero todo esto tiene un fondo...un objetivo...y es despertar a Neil. El que se frustrasen los intentos de conseguir el libro solo consigue activar su mente y dirigiéndonos hacia la última libreria donde podiamos conseguir el libro, encontramos un local, parecia ser algun tipo de empresa. Lo que hacia especial a ese lugar era que estaba acristalada...parecia un escaparate de una tienda y podias ver todo su interior. Unas mujeres hablaban dentro. Todos vemos el acristalado. Sobretodo Neil. Esa era su especialidad. Se fija en ello, pero sin embargo, decide dejar lo mejor para el final, asi es el. Asi que pasa únicamente haciendo gestos extraños a las mujeres, pero estas no muestran practicamente ningun interés. Llegamos a la libreria y adivinad (bueno sois incapaces,ineptos), no tenian el libro. Ni tan siquiera los gatos. NO debian haber hecho eso con Neil. Volviendo por el mismo camino, nos acercamos al local acristalado. Neil irradia un efecto que consigue que Erre y yo nos miremos y sepamos que algo va a pasar. Entonces, sin previo aviso, Neil cae al suelo(delante del local, lógicamente). No lo esperabamos. Sin embargo, ÉL lo tenia todo previsto. Levanta su torso con sus brazos, pero sus piernas las deja inmóviles,muertas como vuestra mente,ineptos. Me recordaba a aquel viejo que cayó de la silla de ruedas. Volviendo a Neil, con sus brazos, empieza a arrastrarse, a reptar hacia delante, enfrente de las dos mujeres de antes. Estas, al ver el espectaculo, tienen reacciones muy distintas. Una tenia la cara de subnormal, que no sabia que pasaba y se asustaba, y la otra se mordia las uñas sin saber que hacer, desconcertada.Neil continuaba arrastrandose. Erre y yo lo vivíamos. Neil hacababa de hacer lo que mejor sabia hacer: asustar a la gente, y me encanta. Ciertamente ha sido un dia peculiar. Sublime. Legendario

2 comentarios:

  1. Señor T debería controlar los signos de puntuación y los acentos ortográficos.

    ResponderEliminar
  2. Legendario no, lo siguiente

    ResponderEliminar