Etiquetas

Neil (107) Señor T (60) WeekendWars (37)

lunes, 30 de noviembre de 2009

Viernes 2010.

Mañana entraremos en el último mes de 2oo9, y hace nada inaugurábamos este blog, que estaba a punto de acabar el curso, que mirábamos al verano con una sonrisa, que aún quedaba lejos el invierno... bueno, esto sigue siendo así porque a pesar de que hoy hace viento y algo más de frío, queda mucho para que este clima sea típico de invierno.

El tema es que ayer, mirando el calendario y organizando los últimos exámenes en sus correspondientes días, un dato me llamó la atención. El 1 de enero de 2o1o es VIERNES.

El año nuevo empieza un viernes.
Nuestro día.
Nuestra noche más especial de la semana. El día de reunión clandestina de WeekendWars y consumación de nuestros actos. Nuestros mejores momentos ocurrieron un viernes. Nuestras historias, anécdotas... todas los viernes.

¿Qué puede significar esto? No lo sé. Pero me hago una idea. Pues 2o1o será el año en el que nos mudemos a la Gran Ciudad. El año en el que dejaremos atrás la secundaria para estudiar la carrera. Siempre que hemos hablado sobre 2o1o lo hemos hecho con ilusión, miles de proyectos en mente y con la certeza de que todo irá bien. Sin embargo, nadie ni nada nos garantiza que todo vaya a ser tan fácil ni tan bonito. ¿No? Quiero decir, siempre pueden salir las cosas mal, y con ello contamos.

Sin embargo, este hecho de que el año empiece en viernes, nuestros viernes, supone un giro en los acontecimientos y en la corriente de pensamiento de WeekendWars.

¿Significará esto buen augurio? O simple coincidencia.

Siempre he pensado que las casualidades no existen.
Neil.

viernes, 27 de noviembre de 2009

DIA 116

Hola, soy el Señor T. Hoy WeekendWars se vuelve a reunir, qué bien. Hemos establecido una nueva ruta, en la cual antes de cenar vamos a una buena cerveceria a tomar algo. Es más divertido asi. Este fin de semana se presenta bastante sublime, quizás para contrarrestar la pésima semana que se avecina. Aunque todo tiene su recompensa. Tras la semana que viene, ya estaré relajado hasta después de las vacaciones de navidad, cosa que se agradece. Ademas, en diciembre recibiré mi primer sueldo trimestral como corresponsal asi que los 200€ extras para mi economia aseguran que mi humor permanecerá inalterable durante algun tiempo. A no ser que, para variar, se tuerzan mis planes.

Es igual. Ya resolverá esos problemas el futuro T.

lunes, 23 de noviembre de 2009

DIA X

Hola, soy el Señor T. Que os den a todos por el asterisco. Que os duela. Sentid cómo la presencia invasora desgarra tejidos a medida que se abre camino. Estableced un vinculo, un sentimiento. Llorad y sufrid cabrones morbosos, que para eso estais. Agarrad las sabanas con fuerza mientras gotas de sangre resbalan por vuestros muslos, las cuales firmarán con una mancha la cama sobre la que yaceis. Secaos el agua salada de la cara mientras vuestro acompañante se toma un descanso, e intercambiaos. Ahora forzad vuestros miembros a adentrarse en el oscuro mundo del ojal ajeno. Notad cómo su puerta va cediendo a golpes, fruto de los diversos cortes correspondientes a una extrema dilatación. Oid al acompañante gritar. Pero no pareis. Y cada vez mas deprisa hasta que tu pene, enrojecido por la sangre, deposite su pesada carga en el lugar de nadie.

sábado, 21 de noviembre de 2009

Meses después, me sigo molando.

Cada día es más inefable esa sensación que siento por las mañanas, cuando me miro al espejo. La diferencia entre una maravilla del mundo y yo, probablemente sea menor que la diferencia que exista entre mi mano izquierda y mi mano derecha.

A veces me siento mal. Sí, porque todo el mundo me mira como si estuvieran en frente de Dios. Es difícil, en esta situación comportarse como un humano, pues la evidencia es clara. No se puede aparanter lo que no es.

A pesar de ello, lo siento. Pero no soy así de sublime por que sí. Todos estamos en la vida por un por qué. Algo que debéis hacer y que por eso existís. Es evidente que Dios me creó para ser el espejo en el que vosotros tenéis que miraros para saber la mierda que sois y como podéis mejorar. Suena un poco brusco, pero a los no-inteligentes hay que explicarles las cosas claras, sencillas y concisas.

Además, un momento, esto es no es fácil para mí. Ser sublime siempre tiene un precio. Y es el de la soledad. No estoy a gusto con gente como vosotros, de un nivel mental infinitamente inferior del mío, además de una clara falta del desarrollo de la belleza, así como demás aptitudes. Por eso, no me rodeo de muchas personas, sólo de las más sublimes posibles entre vuestra raza.

Pero joder, ánimo. Vivís todos en una absoluta mediocridad, destacar es fácil.

Neil.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Período de insatisfacción.

"... Lo importante no es ser la estrella, sino la luz que la hace brillar..."


Mañana me enfrento al examen más mortífero de todos cuantos he hecho. Voy a sacar sin duda la nota más humillante de toda mi carrera académica. Y además, no me están saliendo del todo bien las cosas últimamente.

No quiero saber nada. A veces es mejor encerrarse en uno mismo.

Neil.

martes, 17 de noviembre de 2009

Punto inflexión.

Llega un momento en el que la vida te da un pellizco que, de repente, te hace reflexionar. Te hace bajar de la nube en la que vuelas despreocupado y aterrizas de golpe en el duro cemento. Despiertas de toda armonía y en un suspiro, tu cara cambia. Te das cuenta de que no todo es tan perfecto como parecía desde ahí arriba.

La caída te ha dolido, y quizá te cueste levantarte. Asimilar toda la situación no va a ser fácil de por sí. Tu bienestar se derrumba como si de una torre de arena se tratase. Todo ese autoestima que habías conseguido recabar desaparece en un parpadeo.

Supongo que esto es lo que me está pasando. Cuando todo va bien, los golpe te duelen el doble. Y si además, se trata de más de un golpe...
Es un punto de inflexión, de pensar. Recapacitar sobre lo que se ha hecho mal y aprender de ello. Reconocer la derrota con humildad y animarse a volver empezar. Pero no va a ser fácil.

El jueves voy a sacar una humillante nota académica, debido a mi falta de entendimiento de una asignatura, y porque no, a la incompetencia del profesor.
Antes me habría dado un poco igual. "Ella me calmará" me hubiera dicho a mi mismo.

Pero ella, ahora, ya no está.

Tal vez sea momento de mirarlo todo desde otra perspectiva. Ahora que parecía ser que había encontrado la mía. Es una invitación a empezar de nuevo. No sé. No están siendo unos días fáciles.

Sin embargo, quiero dejar una frase que alguien muy sabio, ha dicho hoy.

"De la exigencia nace la calidad, pero el talento... es innato"

Neil.

lunes, 16 de noviembre de 2009

DIA 106

Hola, soy el Señor T. Uh, cuánto tiempo. Bien, que os jodan, he estado ocupado ineptos. ¿Realmente habeis estado dos semanas entrando diáriamente al blog esperando mis posts? JA JA, pobrecitos.
Noticias: he sido nombrado corresponsal tal y como yo esperaba. Lo que no tenía previsto es que el resto de mis colegas fuesen unos absolutos incompetentes. Sólo os digo que algunos cursan cuarto de E.S.O. en PDC (un curso especial de contenido bajo mínimos para que la pleve abandone el centro escolar con el graduado y se ponga a trabajar) y que dos de ellas confundieron el himno de España con la melodía del Tetris. Desesperante.Y sólo nos hemos reunido una vez.
Por otro lado, se ha desatado la guerra en mi centro docente. La orgullosa inepta protagonista de los "cadáveres muertos" y otras "hazañas" tuvo la osadía de dirigirme la palabra. Y no sólo eso, sino que se atrevió a criticar mi política con la delegatura. ¿Cómo se atreve? Ella, corrijo, ESO, con sus ropajes pijos de telas baratas y mala calidad y por las cuales paga un dineral, ¿Cómo osa hablarle a un tipo trajeado? Sin duda, trabas de la mente de una inepta. La situación se contextúa en que anuncio a un profesor mi corresponsalía, cuando ella con tono de desprecio dice para que todos puedan oirla:
- Pues como lo lleves igual que la delegatura...(no lo dijo tan formal, pero era tan incoherente lo que dijo que para que lo entendais le he dado forma)
Por supuesto, le mandé callar, cosa que le hirió su orgullo de rata. Empezamos a discutir, lo que le motivó a alzar la voz. De alguna forma tenía que demostrar que podía ser superior a mi. Gritos. Qué cosa tan barriobajera y propia de los faltos de argumentos. Evidentemente, acabé harto de que perforara mis timpanos, asi que le grité diciéndole algo asi:
-Tu cállate que no tienes ni puta idea de nada, ignorante.
Claro, ella siguió con lo de "pues no me callo!" pero como le ignoraba, desistió.
A todo esto, la profesora únicamente observaba. Que poderío...

En fin, ya podeis dar gracias de que he escrito, pues no se cuando volveré a hacerlo ya que como he dicho antes, alguien no se hace increible únicamente escribiendo en un blog.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Despertar.

Y decides abandonar. Quedar a la sombra. "He dejado esa mierda, estoy retirado" les dices con voz ronca. Puedes observar en sus ojos la decepción. "Confiaban en mí. Tarde". Tú, indiferente, miras tu vaso de whisky:"Ahora tú eres mi única preocupación".

El tiempo pasa. Escuchas lo ocurrido desde un segundo plano. Ves su sufrimiento día tras día. No vencerán nunca. Lo sabes. Lo saben. Y te necesitan. Pero ya es tarde. Desde aquello no eres el mismo. Ni lo serás. Te prometiste acabar con ese "juego". O él acabaría contigo. Hiciste mucho, mucho daño. Y se acabó, porque debía acabar. Porque tú perdiste. A toda esa gente que querías. Que siempre estuvo a tu lado. Ahora ya no están. Ni volverán. Por tu culpa.

Noches en vela, sueños rotos y lágrimas quedan atrás. Lo empezabas a superar. Incluso volvías a sonreír. Pero los viejos fantasmas siempre vuelven. Y esta vez han vuelto, con más fuerza. Pero ahora ya no luchas. Los pocos seres queridos que te quedan son los que dan la cara por ti. Se juegan su vida día tras día, evitando el castigo que hace tiempo que debiste haber recibido.

A veces te preguntas como empezó todo. El dolor aún es reciente. No eres culpable. Y sin embargo, ahora está todo perdido. Pero ellos seguirán luchando. Sea quien fuere quién quiera joderte, lo ha conseguido. Te ha destrozado la vida, ha acabado con tus seres más queridos. Pero siguen ahí. Porque tú sigues vivo.

Y sólo tú sabes como hacerles daño. Como acabar con todo. ¿Por qué no vuelves? Tienes miedo, contestas. Tienes miedo de que acabe todo esto y te quedes solo. El daño que te han hecho y te hacen, ya no importa. Te importan ellos. Los que te quedan. Los tuyos. Sabes que gracias a esta lucha, ellos siguen aquí. A tu lado. Si no hubiera nada por lo que luchar, ¿estarían contigo?¿o te olvidarían?

De súbito, se habre la puerta de tu habitación. Tu corazón se congela. Su cara, demacrada. Inundado de sangre, se arrodilla exhausto ante ti. No puede evitar llorar. Ni tú.
Tras él aparecen los otros dos, no mucho mejor. Están cansados y derrotados. Instintivamente tu puño se cierra. Y abres los ojos. Arrojas el vaso de whisky contra la pared mientras un grito ensordece la habitación. Miles de recuerdos, de imágenes, bombean tu cabeza. Tus padres, tus hermanos, ella... todos aquellos que dieron la vida por acabar con esta jodida realidad... Y ahora ellos, tus mejores amigos. Despiertas.

Llegó la hora.

De un salto llegas al armario. Abre los cajones desesperado. Y allí, al fondo, ella te sonríe. "¿Me esperabas cariño?" La coges y entonces, el tiempo se congela. Como si de un reloj de arena se tratase, las minúsculas partículas que lo forman empiezan a caer lenta, muy lentamente. Te la pones. Huele a invierno, a aquellas tardes oscuras de dolor. Sientes otra vez esa magia. Tu mascara de payaso.
Seguidamente, un cajón más abajo, le encuentras escondido en su funda. Tu bate. La palma de tu mano acaricia su suave tacto. Una carcajada se te escapa.

Y entonces te giras. Desafiante les miras y susurras:

- Tomo el mando.

Los tres levantan la cabeza inesperadamente. Te miran desconcertados.

- Acabemos con esto de una puta vez. Se van a enterar esos hijos de puta de quien coño es WeekendWars.

Sus pómulos se le marcan como consecuencia de una sonrisa. Mientras, los otros dos chocan los cinco.

Abres la puerta de una patada y salís a la calle. Los cuatro. Como siempre debió haber sido. Notas una mano en tu hombro. "Papi ha vuelto", te susurra.

ReturnToTheDarkness.
Neil.

Dos en uno.

Siempre he pensado que todo el mundo tiene, como mínimo, dos caras. Ambas conviven juntas en el interior de cada uno, pero sin embargo, sólo exteriorizan una alternando por tanto su aparición.

Por lo menos en mi existen dos versiones. Y me odio por ello. Me gustaría siempre tener la misma. La sonriente, despreocupada, simpática. La ideal para tomarte la vida como un regalo. Pero no lo puedo evitar, hay veces en las que mi yo más íntimo e interno, el que sólo yo quiero conocer, surge al exterior. Y todo es diferente. Mi mundo cambia radicalmente. Me agobio por todo aquello que puede suponer un problema en mi. Me extresan las situaciones sobreactuadas. Lo que con la otra cara me hace reír, con esta me hace enfurecer.

A veces me pregunto por qué ocurre esto, pero no consigo encontrar una respuesta que me convenza. Lo que está claro es que nuestro yo amargo existe, está ahí, y nadie puede evitarlo.

Bienvenidos al maravillo mundo de las dos caras.

sábado, 7 de noviembre de 2009

Por alusiones. (V)

Nunca me he considerado una persona con un terrible pronto. El mal genio nunca me ha acompañado. Tampoco levanto la voz en discusiones. Por alguna extraña razón siempre mantengo el tono. Y eso es bueno, a veces.

Además, no se me pasa por la cabeza hacer daño a nadie, por muy mal que me haya hecho. Sólo de imaginarme a mí, pegando a alguien, me duele.

Mis más queridos siempre me han reprochado mi frialdad. Mi carácter aséptico. Porque nunca pierdo los papeles. Porque nunca me dejo llevar por la situación y exteriorizar mi verdadero estado de ánimo.

Quizá por todo esto, ciertas situaciones personales no consigan del todo acabar con mi yo más íntimo. Pero no todo en la vida consiste en resistir y aguantar. Ya sabéis eso de que la mejor defensa es un buen ataque.

Tengo mil y un defectos. Y muchos más por descubrir. Pero mentiría yo, y cualquier otro, diciendo que evito los problemas. No los evito. Sólo los afronto de otra manera. Soportándolos.

Puede que haya llegado la hora de cambiar de actitud y cerrar el puño de una vez para dar un puñetazo sobre la mesa. Está claro que no estoy solo. Que WeekendWars está conmigo. Pero hay veces, que por muy respaldado que esté, quien lo vive soy yo. No puedo esconderme tras el escudo que ellos me proporcionan. No puedo consentir que mis hermanos entren en este bucle. O al menos de momento. Necesito un poco de confianza y algo de tiempo, y ésto acabará. Espero.

Neil.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Rompiendo las reglas.

Llega un día en el que estás harto. Cansado de hacer siempre lo mismo, en las mismas condiciones y de la misma forma. Misma rutina, cotidionidad.

Llega un día en el que porque sí, decides levantarte con el pie izquierdo. Ducharte con agua fría y desayunar lo que sueles cenar. Porque sí, porque lo necesitas, prefieres llegar a tu destino por el camino más largo, y el más accidentado, intransitado, y el más costoso de recorrer, y el más aburrido. Y llegar a tu destino y enmudecer. Ni hola ni hostias. Adiós a los protocolos de saludo.

Y a la hora del almuerzo, almorzar lo que tomarías para merendar. Y pagar al camarero con un billete de cien. O con cien monedas de diez. Todo esto sentado en un taburete, se acabó eso de ofrecerle asiento a la señora mayor del quisco.

Pasar por un parque, y encalar el primer balón que te llegue. ¿Qué es eso de sonreír y devolverlo con un suave toque? Seguidamente, colarte en alguna cola del super y subir al autobús empujando, marcando espalda.

Caminar por el centro de la calle. Aporrear el cristal de algún banco u oficina en el que haya gente trabajando y reírte de ellos. Cruzar un paso de zebra e insultar descaradamente al coche por haber parado. Disfrutar con su cara de circunstancias.

Subir a casa por las escaleras corriendo y gritando como si el mismísimo Jack El Destripador te persiguiera. Poner la música lo más alta posible y acordarte de que debes bajar la basura. Sin problemas, tirar cada uno de los elementos que la componen por la terraza. Y a poder ser, apuntando a la cabeza de algún transeúnte más.

Tirarte al sofá viendo la tele, apagada. Y pensar que ya ha pasado el día. Y que te lo has pasado genial rompiendo la monotonía, lo que se supone que debemos hacer. Lo que implica el civismo.
A veces está bien ir a contracorriente. Sentirte libre de hacer lo que sólo tú quieres hacer, aunque ello derive en no seguir lo establecido.

Si existen unas normas.
Se pueden cumplir. Se deben cumplir.

O no. ¿No?

Neil

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Co co co co co pia...

Cuando ya es de noche y parece que la ciudad decide irse a dormir, me gusta salir al balcón. Me relaja la tranquilidad que me inhunda, así como la suave brisa que acaricia mis pómulos. Aprovecho para desconectar del día y de sus intrínsecos alborotos y miro al cielo al igual que lo hace un niño, impresionado, cuando ve alejarse el globo que se le ha escapado.

Tengo la suerte de vivir casi a las afueras de la ciudad, donde la contaminación lumínica no es tan insultante. Ello facilita la visión de un cielo más estrellado. A priori todo parece bonito y natural. Pero llega un momento que todo te parece igual. Estrellas que cuelgan de la majestuosa manta con la que se ha cubierto el firmamento. Sin embargo, una en especial me llama la atención. Brilla más que las demás y la luz que emite es agradable, relajante. A partir de este momento, el cielo en sí me parece aburrido. Y sólo quiero observar la belleza de esta estrella.

Algo parecido ocurre a día de hoy, con todo. Por desgracia el ser humano no se puede caracterizar por la originalidad. Existen un número finito de personas originales, y un número infinito de copias de ellas.

Hoy en día da asco ser original. Un día apareces con algo nuevo, diferente, único. Y al día siguiente todo el mundo parece tu espejo. Ocurre en la ropa, la música, e incluso en las ideologías o pensamientos.

El problema, es que la copia, no aparece únicamente de lo bueno. Mejor dicho, el problema es que las copias sólo se realizan de lo malo. Que una persona aporta comida a un orfanato. Poca gente seguirá su ejemplo. Sin embargo, que alguien pide comida a un centro, y éste se lo facilita gratis. Al día siguiente, seguro, el centro cierra por sobredemanda de suministros.
Que ahora aquel tío es más hombre por llevar recta a su mujer a base de moratones... pues nadie va a ser menos.
Que entre la adolescencia lo que mola es llevar la navajita mariposa de mierda, todos con la puta aguja.

Esto es repugnante y pueril, en serio. Pasamos la mayor parte del tiempo copiando, y la otra parte del tiempo envidiando aquello que no podemos copiar.

Así nos va.

Neil.

domingo, 1 de noviembre de 2009

DIA 91

Hola, soy el Señor T. Caramba hace mucho que no escribo nada. Qué cosas. Han pasado muchas cosas desde mi último post (CADAVERES VIVOS), pero nada digno de contar salvo un par de cosillas. Por cierto, la orgullosa alumna que me incitó a postar eso, sigue alardeando cada día de su estupidez. No voy a poner ningún ejemplo, sólo diré que la última vez hizo mención a Belén Esteban, ahi esta todo.
Bueno, y a continuación va una gran lección de vuestro tutor en la vida:
Este viernes pasado, víspera de Halloween, WeekendWars decidió alquilar un "Bungalow"( que no es mas que una diminuta casa de madera bastante cutre) para pasar una larga noche de reunión y un sábado para abstenernos de la ineptitud de la urbe. El viernes noche, empezó algo turbia, ya que Jota, acababa sus tareas a las 19h y por algo que no puedo explicarme todavía, justo después habia concertado una cita con una chavalita. No hace falta mencionar que Jota obtuvo lo que quería. Ese movimiento fue algo que no esperaba ya que a las 19h ya me parecía algo tarde para dirigirse hacia la cabaña, y sólo faltaba que él iba a perder una o dos horas más. Asi que decidí subir yo antes, y tuve la suerte de que Erre quiso venir conmigo. Bien, por fin una buena noticia.
Llegamos al lugar congelados, pero llegamos. Nos instalamos, adjudicamos el objetivos de las patadas y golpes a una silla para que el resto de mobiliario no sufriera desperfectos y listos.
Pero Erre tuvo la "genial" idea de probar una serie de digamos, ejercicios que parece ser que te dispara la tension arterial y crea algun efecto extraño en los sentidos. Pues por casualidades de la vida, no sabemos por qué a él le sentó peor de lo normal y se desmayó. Delante de mi. Imaginaos cómo se me nubló la mente en aquel momento. Fueron 5 segundos larguísimos. Para ambos. Tras caer al suelo, recobró el sentido, sin recordar qué había pasado. Segun él, parecía que habian pasado quince minutos. Evidentemente después del susto vineron las risas nerviosas y los diez minutos de estar sentados sin hacer nada, recuperándonos del momento. Después estuvo toda la noche quejándose de que le dolía en la ceja, algo evidente cuando te caes y aterrizas con la cabeza.
Tras ese pequeño bache, y unas dos horas y media, me llama Jota para que fuese con la moto a guiarlos a la cabaña desde un pueblo que hay a un kilómetro de la casa. Una niebla espesísima se había levantado. Realmente parecía una película de terror americana. La luz larga de la moto me deslumbraba, y con la corta sólo alcanzaba a ver 4 metros por delante de mi, asi que evidentemente daba mucho respeto ir en moto con ese clima. Daba miedo: era noche cerrada, apartados del mundo entre montañas, y con una niebla que se podia beber. Eran las 23h, pero por fin llegamos a casa todos, los cuatro, y despues de secarme la cara, intercambiamos primeras impresiones del lugar. Sólo recuerdo que Neil dijo: "Vaya mierda".
Cenamos, abrimos las primeras cervezas y decidimos jugar al póker. Evidentemente gané yo algunas partidas, y Jota el resto. Erre siempre se recuperaba tras perderlo todo y siempre quedaba en segundo lugar, y Neil, el último la mayoria de veces. Jaja, no se lo tomaba en serio. Segun él, era víctima de bullying. Conforme pasaba la noche, el alcohol, las ganas de divertirnos y la euforia típica de nosotros hacía que cada vez se nos fuese más la cabeza. Neil acabó tirándose una cerveza por encima, como si de una ducha se tratase. Erre batió su record de gordon ingerida y yo mordía la mesa.
La casa empezaba a dar un poco de asco.
Pero, sin duda el momento cumbre de la noche, fue cuando la música rock-hardcore hizo acto de presencia, provocando bailes un tanto violentos. Parte de la comida aún no la habiamos guardado y estaba todo tirado de cualquier forma por la encimera de la cocina. Se avecinaba el desastre. En uno de tantos golpes entre nosotros durante las danzas, parece ser que el Bungalow tembló lo suficiente como para deplazar un tarro de tomate frito poco a poco hacia el borde de la mesa. Siempre acaban en el borde, no se por qué. He de añadir que el bote era de cristal. Evidentemente, durante el baile, se hizo el silencio y oimos un golpe sordo y contundente. Todos nos cayamos, y buscamos qué habia pasado. Gran parte del suelo de la cocina, que era el 50% de la casa estaba inundado de tomate frito en conserva, ademas de una alarmante cantidad de cristales rotos por toda la casa. La risa fue unánime. Las fuerzas me abandonaron y las piernas se me doblaron como si fuesen gelatina, haciéndome aterrizar en el suelo justo al lado de un cristal. Por poco. Pero en aquel momento poco importaba eso. Estabamos cegados por una risa que nos invadía y recorría todas las células de nuestro cuerpo.
Tras el largo momento de euforia, vino la depresión. Nos sentamos y decidimos que ya limpiariamos por la mañana. A partir de ahi ya cada uno hacia lo que le parecía. Erre desvariaba cantando junto al radiocassette, yo tocaba la guitarra junto a Neil y en cuanto a Jota...en fin, no lo recuerdo todo de esa noche.
Casi a las 5 de la madrugada decidí acostarme, tenía sueño. Erre y Jota se quedaron haciendo una ultima partida de póker mientras Neil les observaba, algo somnoliento también.

Nos levantamos a las 11:30 del mismo día. Jota se portó como un gran amigo y empezó a recoger antes que nadie. Yo rapidamente me uní a él. Erre tampoco tardó en despertarse.
Pero cómo no, Neil, al despertar, casi a las 12, tuvo que hacer uno de esos gritos de esquizofrénico que tan bien le salen. Claro, todo el lugar en silencio, aquello resonó muchisimo. Yo me reía, mientras Jota le reprimía el escandalo a Neil. Este, avergonzado, quiso disculparse con los demas inquilinos del camping; asomó la cabeza por la ventana, y con la misma potencia dió los buenos dias. Aveces no le entiendo. Y cómo no, el dueño del lugar, acabo haciendonos una visita para averiguar el motivo del alboroto y para darnos un aviso. Qué vergonzoso.
Mas tarde Jota vino conmigo a comprar al pueblo algo de desayuno, y cuando llegamos echamos otra partida de cartas. El dia transcurrió con normalidad: Hablabamos sobre la pasada noche, jugamos a la consola, comimos y recogimos algunas cosas más.
Después de comer, tuvimos un momento extraño los cuatro. Acabamos todos tirados en una cama casi dormidos(no se cómo llegamos a esa situación, cosa que luego me hizo pensar) hasta que Jota y yo nos fuimos a la consola mientras el resto dormía. Al cabo de una hora les despertamos y estuvimos jugando a cartas hasta la hora de recoger e irnos a casa.
No lo he contado todo ya que sino estaríais leyendo dos días seguidos ya que vuestra velocidad de lectura debe ser...digamos insuficiente.


Por otro lado, este fin de semana me he dado cuenta de que hasta a mí se me escapan cosas. Gente en la que yo confiaba ha delatado cosas sobre mi vida a mis espaldas a gente que no tiene por que saber nada, ademas de que no querían que me enterara. Almenos han tenido el valor de delatarse. Menos mal que hay otra gente en la que sí confio, y se que puedo confiar. WeekendWars. En estos momentos te das cuenta de quienes son tus amigos realmente, y se que he pasado el fin de semana con ellos.

Sin duda estos dos días nunca los ovidaré, tanto a nivel de grupo como personal, ya que ha hecho que estemos más unidos aun si cabe y confirmarnos que, en nuestro futuro, pase lo que pase, estaremos juntos.