Etiquetas

Neil (107) Señor T (60) WeekendWars (37)

sábado, 22 de octubre de 2011

En un mundo ideal.


Cuando estoy contigo vuelvo a ser un niño. Ese pequeñajo de poco más de un metro de altura que soñaba con volar cuando miraba hacia arriba.

Porque cuando estoy contigo, recobro esa sonrisa inocente que nunca me olvidaba de borrar.

Los problemas y las preocupaciones dejan de tener significado para mí y siento que vuelvo atrás. A aquella época en la después de cada desayuno acababa con los mofletes manchados de colacao y me reía sin poder parar cuando me descubría ante el espejo.

Retrocedo a esos tiempos en los que podía pasarme horas y horas dibujando y viendo los dibujos, ajeno a la realidad de un mundo muy diferente a mi diminuto mundo de Peter Pan.

Y es que, cuando estoy contigo, recuerdo de nuevo aquella sensación de no saberse las horas y no importarme. De mirar a los mayores y no entender la ausencia de una sonrisa. De intentar subirme a un columpio y conseguirlo, y considerarlo la mayor hazaña de la tarde.

Cuando estoy contigo consigues que nada me preocupe lo suficiente. Que vuelva a sentir esa energía vital que nunca me hacía parar de jugar. Que no entienda nada y lo solucione sonriendo sin más. Que los abrazos y las caricias sean un regalo muy especial. Y sobre todo, consigues que tenga ganas de no crecer más. De detenerlo todo para no olvidarme de cómo me haces sentir. Como un niño...

Cuando era pequeño era fácil ser feliz porque todo se reducía a mí y a mi mundo ideal. Y ahora, tú eres mi mundo ideal.

Neil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario