Etiquetas

Neil (107) Señor T (60) WeekendWars (37)

viernes, 31 de diciembre de 2010

Trauma.

Estoy empeñado en borrar de mi mente todos los malos recuerdos del año. Hoy se cumple exactamente una semana de aquella noche. Necesito plasmar mi vivencia, todo lo que aconteció la pasada Nochebuena.

Por motivos de protocolo social, y algo de melancolía desprendida por los señores mayores de mi casa, tuvimos que desplazarnos a casa de mis abuelos y mis tíos para pasar Nochebuena y Navidad allí. Cerca de 500 km. En pleno invierno. Y encima de noche, con un par de cojones.

Bueno, el viaje comparado con todo lo que aconteció en dos días, fue pecata minuta.

Llegamos el jueves de madrugada. Para mí, perfecto, porque con la excusa de que tenía sueño esquivé de forma sutil entablar cualquier tipo de conversación con algún familiar.

A la mañana siguiente me hicieron despertarme a las 10. Apenas había dormido 7 horas y ya estaba en pie. Sabedores de mi mala hostia, enviaron a mi prima de dos años para que hiciera los honores de tirarme del pelo, escupirme, trepar por mi abdomen y jugar a saltar sobre mis tripas cual colchoneta de feria. Me desperté, claro. Pero tuve que sonreír y apretar los puños para no quedar mal delante de un coro de voces que decían al unísono "que rica es la niña" "oh mirad como juega con el primo" "ais! me la comía toa"...

No obstante me encontré por el camino de la habitación al servicio con mi padre, al que le dediqué mi más profundo asco por estar en esa casa cerrando el puño y levantando el dedo corazón.

Por si fuera poco llevar diez minutos levantado y con ganas de morirme, mientras me aseaba comenzaron mis primos a dar puñetazos a la puerta. Tienen mi edad, trabajan los dos. Son adultos. Pero qué más da, ¿no? la puerta no se iba a quejar. Les pregunté sobresaltado que qué coño les pasaba y me contestaron, sin más y literalmente, esto: "date prisa que tengo diarrea y me estoy cagando JOJOJOJOJOJAJAJAJAJIJIJIJIJAJAJAJAJA ESE PRIMOOOOO TO WAPOOOOOO AJAJAJA AMOOOS LOKOOO QUE ES COÑA JAJIJUAJUA PERO EN SERIO DATE PRISA QUE TENEMOS QUE IR A BEBER PRIMOOO QUE YA SON LAS 10 Y 30".

...

Cerré sin decirles nada. Me miré en el espejo del baño durante un segundo. Comencé a buscar cuchillas por algún lado. Pero nada, hoy alguien estaba empeñado en joderme al máximo.

El resto del día transcurrió en un bar. Mi familia me incitaba a beber porque según ellos tenía que animarme porque tenía cara de amargado. En fin, me sentía solo e incomprendido cual chica adolescente en un mercadillo, así que mandé mi vida a tomar por el culo. "Ballantines con limón, por favor".

La noche fue tranquila. Una suculenta cena para celebrar Nochebuena. Cené rápido y me fui a la cama. Me metí debajo de las sábanas y le pedí a Dios que por favor me durmiera.

Pero Dios seguía picado conmigo. Mi primo entró a la habitación: "PERO PRIMOOOOOO QUE ASESSSS?!?!?!?! QUE AHORA E QDAO CON TOS MIS AMIGOS NOS VAMOS DE FIESTA TO WAPA PRIMO ANDA LEVANTA XULOOOO QUE NOS VAMOS YA".

Sin que me diera tiempo a inventarme cualquier excusa mi madre apareció en escena también para acusarme de mierda, así tal cual me lo dijo, "eres una mierda" "sal con tus primos y ve con ellos que no los ves en todo el año".

Pues hale, con los colegas de mi primo.

Y ahí acabó mi vida.

Bajamos a la calle y nos esperaba un pequeño coche de hacía más de 25 años. Dentro había un amigo de primo fumado, fumado... Mi primo le exigió que le diera de aquella mierda que él también quería fumar. Al lado del conductor estaba la novia. Yo entré y el chaval, eso sí que es verdad, me saludó efusivamente con un cálido "ehhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh QUE PASAAAAA PRIMOOOO NOS VAMOS DE FIESTAAAA TOMA EH QUE NO TE FALTE DE NADA" mientras me ofrecía su cubata de Chivas con RedBull. La novia fue más correcta y sólo me dijo "eh primo".

Por la carretera el chaval miraba a cualquier lado menos a dónde tocaba. Hasta el punto que habían tramos donde era la novia, sentada en la posición de copiloto, quién manejaba el volante mientras su príncipe se liaba algún porro de a saber qué... Empezaba a temer por mi vida, a diferencia de mi primo, que llevaba un pedo que no se aclaraba y aún no habíamos llegado. Lo curioso era que excepto yo, nadie más llevaba cinturón. Cuando me pregunté me contestaron como si yo fuera gilipollas "es que primooooh no somos inmortales amos a palmarla algun dia sabesh y pa eso pos vamos comodos en el coche que coño"...

...

Llegamos a un polígono. Tras callejear un poco por dentro y ver a multitud de gente bebiendo con los coches aparcados y la música al máximo, paramos en la puerta de una nave. Allí habían cerca de diez personas. Desde el principio supe que eran los amigos de mi primo. Al bajar del coche el sonido de los coches de los amigos de mi primo me ensordeció. "Flamenkito del rico premoh" me dijo uno.

Estuvimos cerca de dos horas bebiendo. El único que iba con pantalones vaqueros era yo. Los demás en chándal y el pijama por debajo. Las chicas iban desnudas excepto por un tup y una minifalda y los piercings, claro.

Al final decidieron ir a los pubs y garitos a tomar algo. Llegamos a uno que ya sólo por el hecho de que los guardaespaldas fueran musulmanes me intranquilizó. Entramos. Reguetón ( o como se escriba). Las chicas del grupo comenzaron a chillar como locas. "NUESTRA CANSION UUUUUUUUUUUH GATA MALA EEYEEE". Los chicos se centraron en una máquina de puñetazos que había. Sí, de lo más normal.

Estuvieron cerca de una hora discutiendo acerca de como hay que pegarle y otra hora metiendo monedas y dándole.

Mi primo se me acercó varias veces para advertirme de como actuar. Me informó de los chungos del barrio que se encontraban en aquel momento en el garito. Se les reconocía porque todos iban con un sombrero blanco y chándal. Si se acercaban por mi lado, debía meter las manos en los bolsillos y mirar al suelo. Si me tocaban o se chocaban contra mí, debía pedirles perdón, y si seguían queriendo pelea, debería correr.

Estuve toda la puta noche con los cojones en la garganta. Y con las manos en los bolsillos...

Al final se aburrieron y optaron por ir a otro garito. Pero nunca llegamos. Mi primo le vomitó sin querer a un chaval que pasaba por su lado en la calle. Y casi hay bronca de no ser por un amigo de mi primo que le noqueó dándole un puñetazo por la espalda y el chaval asustado huyó.

La noche acabó mal. Todos estaban borrachos y las chicas con hipotermia. Volvimos a casa. Mi primo en el coche de su colega, y yo en autobús. Mi primo no llegó hasta el mediodía del día siguiente.

Neil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario