Etiquetas

Neil (107) Señor T (60) WeekendWars (37)

domingo, 7 de febrero de 2010

Fin de Diez.

Este finde ha sido bastante bueno.

Todo comenzó el viernes, a la hora del patio en el instituto. Señor T se presentó ante nuestra sorpresa. Al parecer, había evitado ir a clase. Demasiada ineptitud para su organismo. Así pues estuvo con nostros mientras almorzábamos en un portal que se encuentra en una plaza en la que solemos parar.


Estábamos tranquilos cuando una señora se acerca al portal para pasar al tiempo que nos acusa de ensuciar el portal y aconsejarnos la marcha a otro sitio. Erre y yo comenzamos a contestarle hasta el punto que entra en casa dejando en el aire una frase amenzadaora. Inútil. Inepta.

Sin embargo, la cosa iba más allá de lo que esperábamos y en el segundo patio, la inútil vuelve a hacer acto de presencia. Nos acusa de haberla faltado el respeto y nos implora que esperemos a que baje su marido. WkW y un par de compañeros más le rebaten provocando que la señora se enfurezca más y no deje de hablar, hasta que algo le interrumpe. Señor T se tira a sus pies simulando una violenta caída. Nuestras carcajadas provocan la ira de la subnormal.



A esto que hace acto de presencia el valiente de su marido que arremete contra todos nosotros insultándonos, acusándonos de faltarle el respeto a su mujer, amenzando con llamar a la policía y con pegarnos varias "guantás" si fuéramos mayores de edad.


A todo esto que la gilipoyas de la tía a la que se folla mantiene un diálogo un poco extraño conmigo:

- ¿Sóis menores de edad? - pregunta ella con la lengua fuera cual si fuera un perro.

- Obviamente - contesto.

- O sea, que... ¿que tienes menos de 14 años?

- Menor de edad es aquella persona que tiene menos de18 años...

La conversación termina con el bestia de su marido dando gritos a diestro y siniestro. Jota, hasta los huevos, se le encara y amenazando con llamar a gente para pegarle. La situación empeora, y el hombre entra en fase:

El becerro del inútil inhunda la calle de sandeces, gritos, amenazas y gilipoyeces. Nos acompaña al instituto y entra con nosotros protagonizando un show. Nos pone hasta el culo de insultos y pide nuestra expulsión inmediata del instituto.

En fin, todo acabó ahí. Nos han pedido en el centro académico que evitemos conflictos y que no vayamos más a ese portal. Claro. No iremos más como alumnos. Sino como WeekendWars.

(Nota: Señor T está representado con un pasa montañas para preservar su identidad).

Por la noche celebramos el cumple de Señor T en nuestro particular McLaren's y cenando en nuestro lugar favorito. Acabamos la velada en banco.

Sin embargo, la sorpresa llegaría al día siguiente cuando Erre, Jota y yo irrumpimos en el chalet de la compañera de Señor T para celebrar su cumpleaños, otra vez. Alcohol y risas en una gran noche para culminar un perfecto finde.

Neil

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar