Etiquetas

Neil (107) Señor T (60) WeekendWars (37)

viernes, 12 de marzo de 2010

Fuego y Hielo.

Sólo él es capaz de todo. Y de lo peor. En muy poco tiempo.
El hombre siempre se ha sentido envuelto en una especie de admiración y de temor hacia él.
Su poder, su solvencia, su falta de piedad y su capacidad de destrucción le describen como el mayor asesino de la historia.

Un asesino que actúa desde la ira, la furia. Un asesino que se crece ante la amenaza. Que se enciende. Un asesino que se ve superior a sus detractores. Que se excita con la posibilidad de muerte.

Un asesino que es causa y consecuencia. Que es dolor y esperanza. Que es luz e infierno.

FUEGO
Escribir sobre el fuego está fuera de lugar. Pues él, estaría por encima de todo lo que yo pudiera decir.
Sin embargo, su existencia ha influido de tal manera en el ADN del hombre que podemos distinguir rasgos de él en el ser humano.
Las personas Fuego son fuertes de carácter. Y en la explosión, incontrolables. Actúan desde los sentimientos. En una discusión se les reconoce por alzar la voz más que nadie. Personas que sienten de verdad.
Son nobles y leales. Pero soportarlas no siempre es fácil y requiere un gran esfuerzo. A pesar de ello son agradecidas y cálidas. Verdaderos en su sentimiento y fáciles de querer.
Las personas Fuego son capaces de destrozar vínculos de familia, amistad, amor en un arrebato de ira. El arrepentimiento: su inseparable guardián.
HIELO
Como si de una condena permanente a enfrentarse se tratase, el hielo ha supuesto la comparación inevitable del fuego. Su antónimo.
Las personas Hielo son calculadoras. Mantienen una constante partida de ajedrez con la vida. Cada movimiento, cada actuación, cada palabra. Todo bajo control y previamente premeditado. No están a gusto con aquello que no sean capaces de controlar. Se sienten amenazadas ante los cambios.
Frías. Incitan a la desconfianza.
Es imposible conocerlas del todo, y cuanto más cerca creas de estarlo, más lejos te encontrarás de la verdad.
No se las puede caracterizar de la misma manera que a las persona Fuego, pero lo que está claro es que se encuentran cómodos viviendo en la sombra. Y eso, ya es mucho más peligroso que el Fuego. Porque con éste, al menos, sabes que irá de frente.
Neil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario