Etiquetas

Neil (107) Señor T (60) WeekendWars (37)

sábado, 23 de agosto de 2014

21 besos.

Y el día menos pensado, en el momento menos adecuado, ocurre. Todo aquello que has construido, todo lo logrado, todo lo luchado y sufrido, todo, absolutamente todo, termina. 

Sientes que no puedes respirar. No te lo quieres creer porque no debe ocurrir. No. No. Y, no. Te niegas a aceptar una tragedia inminente y la realidad del momento te abruma por completo. 

Piensas en como ha pasado el tiempo. En como un día fuisteis felices. Sueñas con ese futuro que planeasteis juntos. Y ahora, sólo son recuerdos. Historias que estaban hechas para romperse, y que, al final, terminaron cediendo.

Miles de sentimientos se te acumulan en el pensamiento. Luchando por hacer daño. Y quieres escapar. Despertarte de esta pesadilla. Pero no es un mal sueño. Esto está ocurriendo. Aquí y ahora.

¿Qué será de mí? ¿Me recordará? 

Hay tanto dolor, que es imposible pensar con claridad. No te encuentras bien y en este instante sólo te dejas llevar. Guiado por historias que no volverán, por sueños que te dicen adiós, por esperanzas de una vida juntos y por ese "no me falles" rompes a llorar, a gritar, a patalear. Tu "yo" más primitivo se apodera de ti, y no puedes huir.

Y es que cuando lo arriesgas todo. Cuando remas como el que más y luchas cada centímetro, perder no es una opción. Y sin embargo, ironías de la vida, perder echando el resto, es una buena forma de perder. O al menos, de que no duela tanto.

Y no sé qué me deparará la vida. Y sólo quiero llorar. Pensar que algún día las cosas cambiarán. Y volver a soñar.

Algún día miraré atrás y sonreiré, pase lo que pase, sonreiré. Porque lo bueno siempre pesa más que lo malo. Y, aunque no haya sido la mejor historia de amor del mundo. Es mi historia, y ha sido perfecta. 

Y en cuanto a mí...

Estaré bien.

Neil


No hay comentarios:

Publicar un comentario