Etiquetas

Neil (107) Señor T (60) WeekendWars (37)

jueves, 31 de diciembre de 2009

31 de diciembre de 2oo9

Últimas horas del año. Tal vez, uno de los años más especiales que recuerde.

2009 ha supuesto el año de nacimiento de WeekendWars. Recuerdo ahora, con una sonrisa, aquellas noches de febrero en las que comenzábamos a conocer esa sensación que nos producía liarla. Añoro si cabe, al quinto miembro, que por entonces aún nos acompañaba en nuestras quedadas. Además, los primeros "pitis" comenzaban a consumirnos al tiempo que entre nosotros crecía un sentimiento de camadería que nos incitaba poco a poco a pensar cada vez más en plural. En nosotros.

Sin embargo, como en todas las historias dignas de contar, existe un punto de inflexión. Un momento, un instante, suficiente para desconfigurar todo aquellos proyectos que con antelación se había planeado. Una velada a finales de febrero. Señor T, Erre y yo recorríamos la Ciudad alejados de nuestra zona. Una broma derivó en una huida, dejando atrás a Erre. Volvimos a tiempo de que todo se arreglara y con el corazón acelerado, retrocedimos a nuestro banco.
Una vez allí, relajados junto al cigarro de cada viernes, una canción sonó por casualidad: WeekendWars, de MGMT. Nuestras mente se sincronizaron al tiempo que nuestras miradas se cruzaban. Algo cambió aquella noche.


Y con los viernes, WeekendWars fue asentándose como grupo. Un nombre. Un himno. Lo teníamos todo. Y nos veíamos capaces de todo. Cada vez la liábamos mejor. Adquiriendo un estilo propio además de una ruta e incluso un premio: nuestro piti de buenas noches relajados en nuestro banco, querido Banco.

Posiblemente, la cúspide de nuestras aventuras se encuentra en la noche del 21 de abril. Daimúz. Ya sabéis de qué hablo.
Además de todo lo que sucedió, tuvimos que atenernos a las consecuencias. Un miembro nos abandonó. Para siempre. Reduciéndose el número de miembros en 4. Un tridente perfecto compuesto por 3 puntas y un mástil.

El verano fue más difícil de lo que nos esperábamos. WkW se descompuso. Erre y Señor T deberían enfrentarse a unas pruebas a finales de la época estival con el fin de pasar de curso. Nunca dudamos de ellos. Las superaron.

Además, hace poco, Jota y su calidad de líder nato fueron capaces de derrotar a la enfermedad que le dejó fuera de lugar durante un mes. Ha vuelto.

Se acaba el año, pero no WeekendWars. Aun nos queda mucho por contar y un buen año que disfrutar, seguro.

Feliz 2010.
Neil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario